Al igual que la corporal, la radiofrecuencia facial consiste en un método avanzado para reducir las arrugas y reafirmar sin necesidad de recurrir a tratamientos que requieren intervención quirúrgica. Además de estas finalidades, la radiofrecuencia ayuda a cerrar los poros y dar más voluminosidad a la piel, además de estimular la creación de colágeno, Ácido Hialurónico y elastina, ayudando así a rejuvenecer el rostro y eliminar las arrugas.

¿Cómo se realiza?

El aparato principal para aplicar este tratamiento es un generador de energía de radiofrecuencia que se aplica directamente sobre la zona envejecida con un gel. Al igual que en la radiofrecuencia corporal, se generan temperaturas altas, normalmente no superiores a los 40º C que estimularán la síntesis de las fibras elastina y colágeno.

La radiofrecuencia se puede aplicar en diversas zonas del cuerpo, como la cara, el contorno de ojos, las ojeras, los párpados los pómulos, el cuello, etc.

Vive una experiencia corporal y de los sentidos

Pide información sobre nuestros tratamientos.