La crioterapia facial es un tratamiento estético que utiliza el frío extremo para tratar las lesiones cutáneas superficiales.

La técnica consiste en liberar, de forma controlada, nitrógeno a temperaturas muy bajas, de forma que se produzca la congelación y destrucción de las células anormales de la piel.

La crioterapia está indicada para eliminar diferentes alteraciones dérmicas. El objetivo del tratamiento es destruir las afecciones a tratar, conservando el tejido sano de alrededor. Algunas de las dolencias más habituales que se tratan con crioterapia son:

  • Psoriasis
  • Dermatitis atópica
  • Eccemas
  • Verrugas
  • Manchas

¿La crioterapia es dolorosa?

Durante la aplicación del nitrógeno, se produce una sensación de adormecimiento que puede ir acompañada de un dolor leve o moderado. Cuando este efecto disminuye, es reemplazado por un ligero quemazón mientras la dermis se descongela.

La sensación de malestar suele durar menos de cinco minutos. Lo habitual es que después del tratamiento la piel adquiera un tono rojizo y se hinche ligeramente. En casos muy señalados es posible que se generen pequeñas ampollas o manchas, que desaparecerán a los pocos días. La formación de costras dependerá de la dificultad y profundidad del tratamiento.

En nuestro Instituto Médico Estético Salutae en Madrid somos especialistas en tratamientos de affeciones cutáneas con crioterapia. Si tienes cualquier duda acerca de este tratamiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Vive una experiencia corporal y de los sentidos

Pide información sobre nuestros tratamientos.